jueves, 3 de diciembre de 2015

El santo de hoy: San Francisco Javier.

Heraldos Madrid
Viajes de San Francisco Javier
   Su fiesta se celebra el 3 de diciembre.


     Fue el gran apóstol de los tiempos modernos, como San Pablo lo fue de los antiguos. Misionero de soberana grandeza, nos pasman sus obras portentosas. Fue el gran conquistador de Oriente, que iba abriendo camino a un ejército de misioneros.

     Despertó el espíritu misional de la cristiandad. Decía el jesuita Araoz que Javier no hacía menos fruto en España y Portugal con sus cartas, que en las Indias con su predicación. Sus cartas maravillosas se copiaban y enviaban por todas partes. San Ignacio las multiplicaba. Juan III de Portugal, el rey misionero, quería que se leyeran en todos los púlpitos. Suscitaban vocaciones misioneras en todas las universidades. Que el ejemplo de su vida siga suscitándolas.


     
Viajes de San Francisco Javier
Su vida

     Nacido como Francisco Jasso Azpilicueta Atondo y Aznares, señor de Javier, más conocido como Francisco Javier, nació en 1506 en el Castillo de Javier, en el Reino de Navarra. Su padre, Juan de Jasso, señor de Javier, era presidente del Real Consejo de los Reyes de Navarra Juan de Albret y Catalina de Foix.

     En 1524 Francisco de Javier tiene tomada la determinación de ir a estudiar a París, a la Sorbona. Antes había cursado estudios en diferentes ciudades navarras, ultimándolos en Pamplona.

     En septiembre de 1528 fue a estudiar a París.

     
Heraldos Madrid
Se encuentra con Íñigo (Ignacio) de Loyola

     Un día llegó a París un hombre algo pequeño, que cojeaba un poco. Llevaba un borriquillo lleno de libros y papeles. Algo especial irradiaba de su persona. Tenía una simpatía irresistible. Había escrito en Manresa, el libro de los Ejercicios Espirituales, que ejercería en el mundo una profunda influencia religiosa.

     Ignacio vivía en un hospital, vivía de limosnas. Las reuniones piadosas que organizaba produjeron tumultuosas protestas, aun de los profesores. En una ocasión casi le azotan públicamente. Entonces se limitó al cultivo espiritual de pocos y escogidos. Consiguió, al empezar sus estudios de filosofía, ocupar la misma habitación de Fabro y Javier, que terminaban esos estudios.

     Javier recibió con hostilidad a Ignacio, recordando que había luchado contra sus hermanos. Ignacio pronto se ganó a Fabro, que le repetía las lecciones oídas en las clases. Este se entusiasmó con la idea de ir a Jerusalén y consagrarse allí a la salvación de las almas.

     Ignacio se atrae a Javier

     De sus limosnas daba a Javier lo que necesitaba, ya que sus hermanos no querían mandarle más dinero. "No hagáis tal -les había dicho su hermana Magdalena- Porque tengo entendido que Javier será un gran siervo de Dios y columna de la Iglesia". Cuando Javier obtuvo brillantemente una cátedra, Ignacio le buscó muchos y buenos alumnos. Ignacio comprendió que, si ganaba a Javier, ganaría medio mundo para Cristo. Por eso empezó a decirle las palabras del evangelio: "¿Qué le aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?". Javier le escuchaba con disgusto. Pero Ignacio le repetía machaconamente lo mismo, hasta que un dia le rindió:

- "¿Qué quieres que haga?"

- "Que hagas los Ejercicios Espirituales"

     Los hizo durante 40 días, bajo la dirección de Ignacio. Entre sus grandes penitencias se pasó 4 días sin comer... Salió de los Ejercicios convertido en un volcán de amor a Cristo. Su ambición humana se convirtió en ambición de almas. En París estuvo Javier 11 años.

     Fue allí donde con otros cinco compañeros se constituye lo que sería el embrión de la Compañía de Jesús.

     El 15 de agosto de 1534, una vez finalizados los estudios, juran votos de caridad y castidad, a la vez que prometen viajar a Tierra Santa, en la Cripta del Martirio de Montmartre.

     
Heraldos Madrid
En Roma Javier es destinado a la India

     Se presentó a Ignacio el embajador de Portugal D. Pedro Mascareñas. Le pidió en nombre del rey Juan III seis misioneros para la India.

- "Señor Embajador", le dijo Ignacio, "si mando seis para la India, ¿cuántos me quedan para el resto del mundo? Os enviaré dos".

     Señaló a Simón Rodríquez y a Bobadilla, a quienes el Papa nombraría sus nuncios. Pero como Bobadilla cayó enfermo, Ignacio llamó a Javier:

- "¿Quieres ir tú?", le dijo.

- "Dispuesto estoy", contestó Javier.

     Parece ser que Javier ya sabía que iría a la India. Dice Jerónimo Domenech que en Bolonia "gran parte de sus conversaciones versaban sobre la India y la conversión de los gentiles. Así manifestaba su gran deseo de ir a las misiones". Un día dice el mismo Javier: "¿Os acordáis, hermano mío Simón, de aquella noche que pasamos juntos en Roma y que os desperté con mis gritos de "¡Más, más!"? Sabed que fue por verme corno envuelto en grandes trabajos y peligros por el servicio de Nuestro Señor... Yo creo que llega la hora en que se ha de realizar lo que me fue mostrado de antemano".

     En el viaje escribe varias cartas a sus compañeros de Roma, en una de ellas dice:

     "muchos cristianos se dejan de hacer en estas partes, por no haber personas que se ocupen en la evangelización. Muchas veces me mueven pensamientos de ir a esas Universidades dando voces como hombre que tiene perdido el juicio, y principalmente a la Universidad de París, diciendo en la Sorbona a los que tienen más letras que voluntad, para disponerse a fructificar con ellas; ¡cuántas almas dejan de ir a la gloria y van al infierno por negligencia de ellos! Es tanta la multitud de los que se convierten a la fe de Cristo en estas partes, en esta tierra donde ando, que muchas veces me parece tener cansados los brazos de bautizar, y no poder hablar de tantas veces de decir Credo y mandamientos en su lengua de ellos y las otras oraciones."

     ¡Llegó a bautizar 10.000 personas en un mes!

   
Heraldos Madrid
 El milagro del cangrejo

     En 1545, considerando que su misión en India se había completado, Javier emprende viaje a Malaca (Malasia) y desde allá continúa, en un viaje marítimo de más de 6.000 kilómetros hasta las islas Molucas (Indonesia) o islas de las especias. En cuantos lugares visita, predica y transcribe a las lenguas locales sus enseñanzas religiosas.

     Las playas de las Molucas son el escenario de la popular tradición del milagro del cangrejo, protagonizado por Francisco de Javier.Un día, al ir de isla en isla en embarcaciones rudimentarias, sufren Javier y sus acompañantes una gran tormenta. Para aplacar la tempestad, ora y lanza al agua su crucifijo, sujeto por un cordón. El cordón se rompe, la cruz se pierde en el fondo del mar, y la tempestad se calma. Al día siguiente, cuando atracan en una playa, ven salir del mar un cangrejo que sujeta entre sus pinzas el crucifijo de Javier.

     
Heraldos Madrid
El Cristo de Javier

     Se venera aún hoy en el Castillo familiar una talla de un Cristo ligeramente sonriente en la cruz. En diciembre de 1552 la familia observó un sudor como de sangre en la imagen. Cuando llegó la noticia de la muerte de Francisco en Sanchón, en gran soledad y con mil contrariedades para entrar en China notaron la coincidencia de fechas.




Heraldos Madrid
Cuerpo de incorrupto San Francisco Javier

CRONOLOGÍA DE SAN FRANCISCO JAVIER
7-4-1506. Nace en el Castillo de Javier (Navarra, España).
1525. Marcha a París para estudiar en la Sorbona.
15-8-1534. Hace los votos de Montmartre con Ignacio y otros cinco compañeros.
24-6-1537. Ordenado sacerdote en Venecia.
1540. Destinado a las Indias.
7-4-1541. El mismo día de su 35 cumpleaños sale de Lisboa.
6-5-1542. Llega a Goa. Desde allí, durante unos 7 años evangeliza buena parte del sur de la India, Ceilán, Malaca, etc.
15-8-1549. Llega a Kagoshima, Japón.
1551. Regresa a la India y hace nuevos proyectos.
3-12-1552. Muerte en la isla de Sanchón, frente a las costas de China.
12-3-1622. Es canonizado junto a San Ignacio, Santa Teresa, San Isidro Labrador y San Felipe Neri por el Papa Gregorio XV.
1904. San Pío X le nombra Patrono de las Misiones.

¡Salve María! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario