viernes, 6 de octubre de 2017

Viaje de fin de curso a Brasil

     
Heraldos del Evangelio
     Como ya es tradición, un año más hicimos nuestro viaje de fin de curso a Brasil.

     Claro está, que con el tamaño que tiene Brasil es imposible querer conocerlo en un solo viaje, así que decidimos ir por partes.

     Esta vez decidimos ir a la zona sur de Brasil.


     
Heraldos del Evangelio

     Comenzamos por la Ciudad de San Pablo, donde nascieron los Heraldos del Evangelio.

     En esta gran metrópoli pudimos conocer varias casas de los Heraldos:  el seminario mayor (Lumen Profetæ), el seminario menor (Tabor), la fábrica de vidrieras de los Heraldos, la fábrica de pré-moldados, etc.
Heraldos del Evangelio



Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Visitamos también algunos lugares históricos de esta ciudad, que es una de las primeras ciudades de Brasil: Convento de la luz (donde está enterrado San Antonio Galvão – el 1º santo de Brasil), la Iglesia de Santa Cecilia, la Iglesia de la Consolación, el Aquarium, etc.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Dentro de la misma provincia, fuimos al litoral y visitamos la playa de Ubatuba, donde pudimos conocer un poco de las bellezas naturales de esta provincia.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio



Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Pero los chicos tenían ganas de más.

     Así que decidimos hacer una pequeña incursión a la zona más al sur de Brasil. Marchamos en dirección a Foz do Iguaçu.

Heraldos del Evangelio

     Pasamos primeramente por la ciudad de Maringá, donde los heraldos tienen una casa de evangelización para la juventud.

     Conocimos la ciudad y asistimos a la misa del P. Íñigo Abad, sacerdote de Cartagena que está destinado ya hace unos años en Brasil.

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Terminada la Misa seguimos en dirección a Foz do Iguazú.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

     Ya en Foz do Iguazú pudimos visitar el Parque de las Aves donde tienen todo tipo de aves exóticas y tropicales que uno se pueda imaginar, y algunos tuvieron la alegría y poder cogerlas directamente.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     En seguida fuimos al Parque Nacional do Iguaçu, donde pudimos tener un contacto más cercano con los animales y la naturaleza, además de contemplar las Cataratas do Iguaçu, cataratas que tienen una caudal de agua de 17.000mᵌ por segundo…
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Pero los chicos seguían con ganas de más…

     Así que nos metimos en una nueva aventura: el Macuco Safari.

     Chalecos puestos, entusiasmo y oración, y ¡al agua!

     Nos pudimos meter entre las cataratas, dentro de una de las gargantas, y salimos todos empapados…

     Al día siguiente fuimos en dirección a Florianópolis pasando antes para una visita rápida a la casa de los Heraldos en la ciudad de Joinville.
Heraldos del Evangelio


     En Florianópolis pudimos contemplar la belleza de las playas de Brasil, además de pasar un rato muy divertido resbalando en las dunas con tablas de snowboard.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Y para cerrar con broche de oro, una pequeña excursión en barco por los mares de Brasil.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Al día siguiente, ya de regreso a San Pablo, pasamos por la ciudad de Curitiba para visitar a los heraldos que allí viven. Fuimos recibidos por el encargado de la casa, D. Andreas Von Meran, que nos preparó una auténtica cena austriaca con todas las de la ley.
Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     Para los que no conocen Brasil, en este “pequeño viaje”, que se dice pronto, hicimos un recorrido de 2.729 kilómetros…

     Y por fin, volvimos a San Pablo para participar del Curso de Vacaciones, que reunió a unos 1.000 participantes de todo el mundo y que trató sobre San José. 

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio

Heraldos del Evangelio


     ¡Así que por aquí quedamos! Pues si fuéramos contar TODO lo vivido en este viaje necesitaríamos un mes entero… de modo que aquí nos despedimos.


     ¡Salve María!

No hay comentarios:

Publicar un comentario